El Papa Francisco solicita tratado internacional para regular la Inteligencia Artificial

Llamado papal para la gobernanza ética de la inteligencia artificial

El líder de la Iglesia Católica, el Papa Francisco, instó a la comunidad internacional a deliberar sobre un pacto global que aborde los temas del empleo y avance de la Inteligencia Artificial (IA). En un panorama de amplio potencial tecnológico, el pontífice advierte de la urgencia de afrontar las implicaciones éticas ante los peligros potenciales de estas innovaciones.

La solicitud de regulación

Ante la perspectiva de celebrar su 87 cumpleaños, el Papa Francisco llamó a los líderes mundiales a promover un entendimiento integral y jurídicamente vinculante que abarque las diversas aplicaciones de la IA. Esta medida busca dar pautas claras para un desarrollo tecnológico responsable.

Preocupaciones éticas y riesgos potenciales

Al enfatizar la necesidad de considerar los límites de la libertad humana frente a los avances tecnológicos, el Papa expresó su preocupación por el peligro de una posible «dictadura tecnológica» que podría comprometer la autonomía individual y colectiva.

Impactos sociales y políticos de la IA

  • Desinformación magnificada: la inteligencia artificial tiene la capacidad de propagar información falsa a gran escala.
  • Interferencia electoral: las tecnologías avanzadas pueden afectar el proceso democrático y la integridad de las elecciones.
  • Influencia en las decisiones: la IA tiene el poder de moldear e incluso manipular las elecciones de los individuos.
LER  TSE anticipa preocupaciones sobre inteligencia artificial en las elecciones de 2024

Aspectos positivos y desafíos

El Papa Francisco admiró los ‘logros extraordinarios’ en el ámbito científico y tecnológico, destacando que, aunque ofrecen grandes posibilidades, tales avances también presentan riesgos importantes para la existencia humana y el medio ambiente que nos rodea.

Justicia y armonía en juego

El avance de las nuevas tecnologías, incluida la inteligencia artificial, genera no sólo entusiasmo, sino también graves riesgos que pueden afectar la equidad y la paz entre las personas. Por ello, la máxima autoridad de la Iglesia Católica refuerza el llamado a una atención meticulosa a las repercusiones sociales y éticas de esta revolución digital.

Con estas recomendaciones, el Papa Francisco se posiciona como un interlocutor importante en el debate sobre el futuro de la IA, recordando al mundo su responsabilidad colectiva en la configuración de un futuro en el que la tecnología y la humanidad puedan coexistir armoniosamente.